8. FICHAS TÉCNICAS

 

 FICHA TÉCNICA 8.1. ­ BARRERA CANADIENSE

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.1.

BARRERA CANADIENSE

Las puertas de las cercas para guardar el ganado en el campo o en estabulaciones libres, resulta, con frecuencia, una incomodidad para su manejo y una indudable pérdida de tiempo entre abrir y cerrar cada vez que tiene que pasar un vehículo por la cerca.

La barrera canadiense es una solución barata a este problema. Consiste en un foso cubierto con tubos metálicos separados entre sí de modo que pueda pasar por ellos un vehículo. Sin embargo, el ganado no pasa y ni siquiera lo intenta, porque metería las patas entre los tubos.

EL FOSO

Simplemente excavado en la tierra, con las dimensiones que se indican en el croquis, conviene que los bordes queden ligeramente elevados sobre la superficie del terreno para evitar que viertan a él las aguas de lluvia y como consecuencia acabar por cegarse.

LOS TUBOS

Tienen que ser fuertes para soportar el peso, por ejemplo, de un tractor con un remolque cargado. A este efecto sirven tubos de hierro de unos cinco centímetros de diámetro y suficientemente resistentes.

Conviene preservar estos tubos pintándoles con minio para que no se oxiden.

LOS APOYOS

Para evitar que los tubos puedan doblarse por el peso de los vehículos, basta con apoyarlos en tablones o vigas de hormigón que tengan muescas para que encajen ]os tubos. En el croquis se indican las medidas y la separación con que se deben colocar estos apoyos, procurando que coincidan con el ancho de vía de tractores y remolques.


 FICHA TÉCNICA 8.2. ­ PASOS EN CERCAS PARA EL GANADO

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.2.

PASOS EN CERCAS PARA EL GANADO

Las mejores técnicas de los medios de producción son constantes. Sin embargo, quedan una serie de pequeños detalles, que se consideran secundarios y que producen pérdidas de tiempo y cansancio inútil; tal es el caso de las puertas y pasos de cercas que hay que abrir y cerrar cada vez que el ganadero quiere observar una res o cada vez que el tractorista ha de bajarse del tractor para abrir y cerrar la puerta cuando tiene que entrar o salir de la estabulación. Además existe el peligro de que, durante estos momentos, el ganado pueda escaparse y producir nuevas pérdidas de tiempo hasta que vuelve a metérsele en el cercado.

Para paliar en parte este problema se incluyen en esta ficha diversos sistemas que permiten a las personas poder pasar una cerca sin necesidad de puerta y sin peligro de que se escape un animal.

Las figuras A y B corresponden a pasos colocados en cercas de alambre de espino. Los pasos de las figuras D y E se pueden colocar cuando las cercas son de tela metálica. Estas soluciones permiten pasar de un lado a otro con facilidad y sin necesidad de apoyarse sobre la cerca, con lo que se aumenta su duración.

Al mismo tiempo, estos sistemas de paso permiten electrificar las cercas sin ningún peligro para los operarios, y sin necesidad de mecanismos en las puertas que eviten el corte de la corriente eléctrica.

Las figuras son lo bastante claras como para no necesitar explicación; únicamente conviene indicar la necesidad de que la madera utilizada debe ser bastante resistente a las condiciones climáticas y, si es posible, que esté tratada contra la humedad, el sol, etc.

La figura C muestra una salida de urgencia para instalar en parques pequeños de los que se utilizan para el reagrupamiento de los animales o para su selección.

En cuanto a los pasos para vehículos se pueden utilizar tres sistemas.

La barrera electrificada con fibra de cristal flexible como las antenas de los automóviles. Se trata de una varilla electrificada y colocada horizontalmente que lleva un muelle, que asegura la vuelta a su posición inicial una vez que el vehículo ha pasado. De esta manera el circuito vuelve a cerrarse y la corriente pasa nuevamente.

La barrera canadiense, sistema que está descrito en la ficha técnica anterior.

La barrera danesa (Fig. F) no requiere foso, pero ocupa más espacio que la canadiense. Sobre el paso llano se coloca una tela metálica de agujero muy grande, del tipo utilizado para el hormigón armado, y con un diámetro de los hilos que permitan una gran rigidez (16 mm). En el centro de la pieza de tela metálica se coloca un tubo, de manera que la levante del suelo por medio de unos contrapesos montados sobre unos postes. Cuando el vehículo pasa, la tela metálica cede por los contrapesos y se pega al suelo. Al terminar la presión del vehículo los contrapesos tiran de la tela metálica y la vuelven a levantar.

Este procedimiento es muy barato, pero exige gran precisión en el montaje, principalmente en el buen equilibrio de los pesos, y lubrificado de las ruedas que mantienen los cables.

Todas las medidas en metros.


 FICHA TÉCNICA 8.3.

COMEDERO-TOLVA MÓVIL PARA TERNEROS

EN EXPLOTACIÓN EXTENSIVA

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.3.

COMEDERO-TOLVA MÓVIL PARA TERNEROS EN EXPLOTACIÓN EXTENSIVA

Se presenta un comedero-tolva, arrastrable por tractor y útil para teneros en régimen extensivo. Tiene forma de caseta y está construido con chapa metálica. Admite seis animales por cada lado y las plazas están separadas por tubos huecos soldados. Se impide la entrada de vacas con una barra frontal, cuya altura puede modificarse a medida que crecen los terneros.

La tolva, capaz para unos 650 kilos de pienso, se carga por dos ventanillas situadas a los lados (A).

El chasis lleva en un extremo el enganche para el tractor, y en el otro dos ruedas que pueden meterse en parte en ligeros hoyos hechos en el lugar donde se quiere emplazar la caseta (para que no se desplace ni bascule el conjunto).

 


FICHA TÉCNICA 8.4.

DISEÑOS PARA ESTABULACIÓN LIBRE

DE GANADO VACUNO. ZONAS FRÍAS

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.4.

DISEÑOS PARA ESTABULACIÓN LIBRE DE GANADO VACUNO. ZONAS FRÍAS

Estos diseños son polivalentes pudiéndose adaptar para vacuno de cebo, ganado reproductor e incluso vacuno de leche.

En zonas frías o lluviosas se reduce la zona descubierta, que, generalmente, hay que cementar, ampliando la cubierta para proteger a los animales.

Diseño núm. 1: Recuerda la estabulación clásica. Un pesebre cubre el fondo de la zona de reposo. Es servido por un pasillo de alimentación y un almacén de forraje, pienso y heno.

Tiene el inconveniente de que la zona de reposo es menos tranquila, se ensucia antes y puede haber corriente de aire.

Diseño núm. 2: Se independiza el área de alimentación, que, con porche bajo, pasillo y almacén, bajo techo, pasa enfrente del cobertizo de reposo.

Diseño núm. 3: El pabellón de reposo es estrecho y profundo, más caliente, y dos silos de autoconsumo van paralelos a él. La parte superior de los silos se aprovecha para guardar la paja y el heno; la paja se almacena sobre el silo más próximo a la zona de reposo para tirar las pacas por encima de la pared del silo y luego repartirlas. Mientras se consume un silo, se aprovecha el frente del otro para montar un henil de autoconsumo.

Diseño núm. 4: Parecido al anterior, pero incluyendo un pasillo y pesebre para servir bajo techo. Este pesebre lleva encima un rastrillo para el heno, que está almacenado sobre el silo próximo. Sobre el otro silo va la paja para hacer la cama. El manejo de heno y cama es sencillo, y en tiempo lluvioso se reparte el alimento en el pesebre cubierto. Fuera hay otro pesebre descubierto, para épocas de buen tiempo.

Las variantes son innumerables, llevándose en algunas a cubrir toda la estabulación.

Nota: Estos diseños son croquis y no están dibujados a escala. Tampoco han de tener en cuenta las proporciones relativas de los distintos elementos, que han de ajustarse a cada caso.

Los silos de autoconsumo proyectados más bien para ganado reproductor pueden transformarse en pajar de autoconsumo para vacuno de carne instalando una cornadiza.


FICHA TÉCNICA 8.5.

DISEÑOS PARA ESTABULACIÓN LIBRE

DE GANADO VACUNO. ZONAS TEMPLADAS

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.5.

DISEÑO PARA ESTABULACIÓN LIBRE EN ZONAS TEMPLADAS

Estos diseños son polivalentes, pudiéndose adaptar para vacuno de cebo, ganado reproductor e incluso vacuno de leche.

Diseño núm. 1: Estabulación básica. Cobertizo con tres paredes y tejado. Enfrente, patio de ejercicio con el pesebre y el abrevadero.

Diseño núm. 2: Aprovechando la pared posterior del cobertizo se ha construido un silo trinchera. El patio de ejercicio se amplía para dar acceso al silo que tomará el ganado en autoconsumo.

Diseño núm. 3: Se añaden heniles de autoconsumo y se divide por una pared el cobertizo, que así será más abrigado. Unas vallas giratorias cierran el paso al silo. Pesebres, heniles, abrevaderos y silos se manejan desde fuera. Esta estabulación está preparada para albergar a dos lotes independientes.

Diseño núm. 4: En zonas lluviosas es conveniente cubrir el área de alimentación y cimentar su suelo. Los heniles de autoconsumo van a continuación del pesebre para aprovechar suelo y techo. Se ha añadido otro silo.

Nota: Estos diseños son croquis y no están dibujados a escala. Tampoco han de tenerse en cuenta las proporciones relativas de los distintos elementos, que hay que ajustar en cada caso.

Los silos de autoconsumo proyectados más bien para ganado reproductor pueden transformase en pajar de autoconsumo para vacuno de carne instalando una cornadiza.

 

FICHA TÉCNICA 8.6.

CORRALES PARA EL MANEJO DEL GANADO VACUNO

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.6.

CORRALES PARA EL MANEJO DEL GANADO VACUNO

En ganaderías grandes es frecuente tener que separar momentáneamente grupos de animales o individuos aislados, para vacunar, marcar, embarcar, hacer tratamientos, inseminar, etc. El manejo es más fácil en tales ocasiones si se dispone de un sistema de corrales ideado racionalmente, de modo que en el momento deseado los animales caminen en fila por un corredor que termina en un cepo o potro de sujeción. En las figuras se han esquematizado tres sencillos sistemas de corrales, pero las combinaciones pueden ser muy variadas.

Los cercados deben ser fuertes, capaces de resistir el empuje de los animales y ofrecer seguridad para los hombres que los manejen. El tamaño depende del rebaño y tipo de animales. Conviene que estén cerca de una carretera y en lugar bien drenado.

El corral de recepción o achique debe tener una superficie de 1,7 m2 por cabeza de vacuno de cebo, y 2,3-2,8 m2, por cada vaca con ternero. Las de dispersión o permanencia necesitan más espacio: 1,8-2,3 m2 para vacuno de cebo y más de 3,2 m2 por vaca con ternero.

El ángulo que forma la manga en la entrada del corredor, no ha de ser mayor de 30·, para evitar que intenten entrar dos animales a la vez.

El corredor debe tener costados de 1,6 m de altura, paralelos, con la parte inferior almohadillada para evitar lesiones. La anchura, que depende del tipo de animal, suele oscilar de 0,6 a 0,75 m, y se aconseja sea menor cerca del suelo, para evitar que los animales pequeños den la vuelta. La longitud será al menos de 8 m y el suelo firme y no resbaladizo. Si se quiere evitar que los animales retrocedan mientras estén parados en el corredor, se puede meter desde fuera una barra detrás de la cola, apoyándola en los travesaños del pasillo.

El cepo puede hacerse con tubo de hierro de 4,8 cm de diámetro. Un modelo corriente mide 1,80 m de alto, 0,76 de ancho y 2 de largo. Puede disponer de variados medios de sujeción (yugo, lazos, etc.), puede ser móvil (pero anclable firmemente), e incluir una balanza. Debe permitir al ganadero llegar a cualquier parte del animal, mediante aberturas adecuadas.


FICHA TÉCNICA 8.7

CEPO DE SUJECIÓN PARA VACUNO DE CARNE

 

 

COMENTARIO A LA FICHA TÉCNICA 8.7

CEPO DE SUJECIÓN PARA VACUNO DE CARNE

En cualquier explotación de ganado vacuno se necesita, en ciertos momentos, sujetar a los animales grandes para poder efectuar algunas operaciones (colocación de marcas, administración de drogas por boca, inyecciones, toma de muestras, aplicación de antígenos o vacunas, descornado, castración, sondajes y exploraciones veterinarias, etc.). Se presenta un cepo de sujeción que permite realizar tales operaciones sin riesgo y sin pérdidas de tiempo.

Está hecho con tubos de acero galvanizado y perfiles verticales en I (A), lo que permite el acceso fácil a cualquier parte del cuerpo del animal. La longitud se varía desplazando la barrera D, que se coloca detrás de la cola del animal. La bandeja B es abatible y permite colocar utensilios al alcance de la mano. El suelo, que es de hormigón, debe tener la superficie no resbaladiza.

Si el cepo está al aire libre es aconsejable que, de vez en cuando, los animales pasen cerca, y después, por su interior con las puertas abiertas, para que se vayan familiarizando con el aparato.

El cepo puede construirse dentro de un cobertizo, que evite la lluvia y el sol.